Virgen magnifica

El Magníficat, (anima mea Dominum), “alaba mi alma señor”, es una de las oraciones católicas más hermosas que existe, es un cántico de gran expresión poética, en ella María, mujer humilde, muy joven, sencilla, llena de espiritualidad, de una gran belleza interior, llena de misericordia, de bondad infinita, enseñanzas estas aprendidas de la palabra de Dios, era fiel creyente y su sierva. En este cántico es que María inspirada por el momento, anuncia la magnificencia y grandiosidad de Dios estando en estado de gravidez y en compañía de su prima Isabel.

Nosotros los creyentes de la fe católica vemos a María como la Madre de Dios, pero también la vemos como nuestra Madre, una mujer noble y abnegada que cumplió su rol tal cual porque se hizo de acuerdo a sus designios y a su voluntad, el 31 de mayo de cada año se celebra el día de la Virgen del Magníficat, fecha que coincide con la visita que hace María a su prima Isabel madre de San Juan Bautista en Ain Konin ubicada en las montañas de Judea, María prepara viaje y se va al encuentro con su prima, hay vemos la calidad humana que es María, va a servirle , va es a ayudarla en los oficios del hogar a su prima, permanece un tiempo y regresa a su casa. Se dice: “según el Evangelio de San Lucas (126-55), que fue el Espíritu Santo quien inspiro al corazón de María cuando habla con mucha humildad, con misericordia la gracia y el amor hacia Dios y al prójimo.”

María en pleno conocimiento, y después de haber asimilado que estaba en estado de gravidez del Espíritu Santo va a reunirse con su prima Isabel y en esa reunión informal proclama la grandeza de Dios, y es allí donde anuncia lo bello, lo precioso, lo privilegiada que es, el agradecimiento y agrandamiento a Dios por haber permitido que fuera ella la elegida que llevara en su vientre al Hijo de Dios Padre, sin ningún titubeo lo acepto porque su fe era muy grande y cumplió con los designios de Dios, y por ello fue afortunada al ser ella la elegida.

La Virgen María representa a la Madre de Jesucristo hecho hombre, en otras palabras, es la Madre de Dios, es por ello que nosotros, que profesamos la religión católica veneramos también a la Virgen María y ella nos enseña que debemos ser humildes bondadosos, caritativos, darle agua al sediento y comida al necesitado para que actuemos de acuerdo a sus enseñanzas.

En este sentido, muchos católicos se acercan a María, le piden, oran, rezan, le agradecen su intervención divina, debemos acercarnos a la Virgen Magníficat, hablarle comunícale los problemas que podamos tener, ella va a intervenir, así como lo hizo en las bodas de Cana, para ayudarnos y protegernos, debemos respetarla, adorarla y reverenciarla, ya que si es la Madre de Jesucristo es la Madre de todos nosotros, fue elegida para recibir el mensaje del ángel Gabriel cuando le dice “ llena eres de gracia “, también fue el Espirito Santo quien le dio fuerza a su prima Isabel a honrar y respetar a María durante ese encuentro que María hizo para ver a su prima Isabel al decir “ bendita tu eres y bendito sea el fruto de tu vientre”, Lucas (1,42), y es cuando María dice “desde ahora todas las generaciones me llamaran bienaventurada”.

Ahora bien, la importancia de la oración de la magnífica es que en ella la Virgen María nos dice, nos insta a que seamos bondadosos, caritativos que ayudemos al más necesitado, al humilde al pobre, que cumplamos con los preceptos de la iglesia y los santos sacramentos.