¿Por qué es poderosa esta oración?

¿La Oración de la Magnifica tiene poder?

La oración de la magnífica es muy poderosa ya que cuando la decimos con fe somos escuchados por nuestra madre celestial, transciende en el tiempo y en el espacio, nos dice que es a través de la oración que podemos encontrar la paz espiritual, la magnífica nos muestra el gran poder divino que tiene la Virgen María, su infinita misericordia y bondad hacia nosotros, nos da fortaleza para enfrentar todo tipo de adversidades, conflictos y peligros, la Virgen María nos protege, nos cuida tanto a nosotros como a nuestras familias.

¿Por qué es una Oración Poderosa?

Es una de las oraciones más útiles y poderosas que tenemos en los momentos de mayor apremio o necesidad recurrimos a la magnífica para que a través de esta hermosa oración la Virgen María nos proporcione toda la ayuda posible. Debemos entender que al decir la oración debemos abrir nuestro corazón de forma sincera, y afectuosa.

Es poderosa porque además que tiene mucho poder la decimos con convicción, desde el corazón y le pedimos por nuestro hogar, nuestra familia, nuestros proyectos, nuestra propia vida y gracias a que somos escuchado por la Virgen María se nos conceden nuestras peticiones.

Ahora bien, no basta que la oración sea poderosa y milagrosa se requiere también que seamos positivos, tener fe en lo que decimos, hacemos y queremos, si lo hacemos con humildad eso nos enaltece, hay que abrir nuestro corazón, sin mentir con sinceridad, es la manera y/o el vehículo para llegar a la Virgen María dejar que las palabras fluyas, ella va escuchar nuestro ruego y plegarias, nos va a entender mejor si somos honestos con nosotros mismos.

¿Que nos enseña la Magnifica como Oración Poderosa?

La oración de la magnífica no solo revela la llegada del hijo de Dios a la tierra, sino también los planes que Dios tiene para la humanidad.

La magnífica es una de las oraciones más poderosas que muestran a María como fiel servidora, humilde, llena de fe, de un gran corazón, de mucha convicción presto a la voluntad de Dios para contribuir a la liberación de los pecados y la salvación de los hombres para que gocen la vida eterna.

Con la Magnífica Maria anuncia la buena nueva de la salvación, se siente extremadamente feliz por llevar en su vientre al hijo de Dios. La Virgen María acepta y exalta los valores humanos como son: la misericordia, la humildad, la bondad, la caridad.

La Magnifica nos enseña a crecer con humildad y sencillez, debemos entender y comprender que debemos ayudar al prójimo, a los más necesitados a los pobres, al menesteroso, a los desposeídos. La Virgen María está muy pendiente de todos nosotros sus hijos, es por ello que nos protege, nos cuida, nos abriga con su santo manto, no nos desampara ni de noche ni de día, no nos deja solos y siempre ruega por nosotros los pecadores, somos sus hijos.

María no habla solamente de la pobreza material y de la pobreza espiritual, se refiere a la ausencia de las dos y al mismo tiempo se refiere al cambio que tiene que haber en este mundo lleno de injusticia en donde el hombre tiene que cambiar y acercarse más a lo espiritual, ella nos brinda su mano para darnos luz y claridad en nuestra conciencia.

A continuación la magnífica oración poderosa, a la virgen maría:

Poderosa oración a la virgen

 

Oh Magnifica virgen Bendita entre todas las mujeres,

A ti te veneran todas las naciones de generación en generación,

Por la dicha de llevar en tu vientre sagrado

A Jesucristo el salvador del mundo.

Virgen poderosa innumerables son tus atributos,

Hoy acudo a ti para elevar esta plegaria,

Para que por tu intercesión

Me ayudes a superar mis temores,

a vencer todas las barreras que se me puedan presentar,

a cumplir con eficacia mis funciones en el ámbito laboral,

protégenos de los enemigos que quieran causarnos algún mal,

ayúdanos para ganarle la batalla a las enfermedades

 así como también para enfrentar y derrotar las adversidades.

 Virgen Magnifica, dulzura de los ángeles,

Cobíjame en tu seno, dame tu protección

Y ayúdame a tener un corazón puro, libre de malicia y rencor,

Haz que en mi hogar reine la alegría y la tranquilidad,

Líbranos de los peligros circundantes, de las persecuciones,

De la injusticia y de ser injustos y desleales con nuestros semejantes.

Creo fehacientemente en tu grandeza y en tu infinita bondad,

Madre tierna, madre piadosa, Santa madre de Dios y madre mía,

Acompáñanos en todo momento

 y permítenos triunfar siempre sobre el mal

Amén.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario