Oración de la Magnífica para protección

Exalto mi alma y mi cuerpo al Señor Todo Poderoso, estoy llena de una profunda alegría y placer, de una gran satisfacción al ver la magnanimidad de Dios mi redentor.

Padre viste en mi a tu sierva, humilde, sencilla, y pobre pero llena de gozo, de satisfacción, de una profunda alegría al ver la benevolencia en ti de ser la afortunada y todas las generaciones presentes y futuras hablaran de mí, me felicitaran, estoy muy agradecida de ti Señor.

Tu bondad es infinita, tu comprensión hacia nosotros los mortales va más allá de una generación y fundamentalmente los que te tienen miedo y te temen.

Demostraste que con tu infinito poder le cambia el sentido de las cosas y los planes y proyectos que tenían se cayeron.

Le arrebataste las riquezas a los ricos y les diste a los pobres por ser personas humildes, honestas y siervas.

Los colmaste de bienes para que no pasaran nunca más necesidades, le llenaste el corazón de profundos sentimientos de alegría y placer a los pobres, mendigos, y a los ricos los despojaste de todos sus bienes.

Alabaste y glorificaste a Israel, cumpliendo su palabra como lo había prometido Dios en favor de Abraham y su sucesión por siempre.

Amén.

¿Cómo incide la oración de la Magnifica en la vida?

La oración de la Magnifica es uno de los instrumentos más importantes que tenemos para llegar a Dios a través de nuestras reflexiones y meditación, nos invita a profundizar en cada palabra, hacer un análisis del texto para saber cuál es el nivel de compromiso con Dios, que tan bien estamos con El, en que forma recibimos la gracia del Señor para ser merecedores de la vida eterna.

La oración de la Magnifica para la protección es de un gran poder, es milagrosa debemos estar claros que al decirla hay que hacerlo con fe, relajados mental y físicamente, convencido que la palabra es poder, que tenemos el don de la palabra y convencido estamos que seremos escuchados por Dios Todo Poderoso quien nos va a favorecer, cuidar, y proteger de todo lo negativo y malo, frente a todo peligro y lo pecaminoso.

Debemos comprender y entender que hay situaciones, eventos, hechos puntuales que no son fortuitos, como por ejemplo la aparición de Dios ante María , hecho que se da antes del nacimiento de Jesús, porque se cumplió los designios de Él, Dios tenía su proyecto, su plan y era buscar una persona con las características de María  y la encontró por ello fue elegida entre miles de mujeres para que fuera ella quien llevara en su vientre a su hijo, y es por ello que quedo encinta, siendo una mujer que no había tenido relaciones sexuales hasta ahora, joven y virgen, sin embargo María lo tomo tal cual era ella. Si Dios quiere que sea yo con amor, alegría y felicidad acepto los designios del Señor.

María ya en estado, va a visitar a su prima Isabel, una señora mayos que no pudo tener hijos, Dios le dio la dicha que quedara embarazada por obra del Espíritu Santo, se dice que, cuando María llega a la casa de Isabel el niño que llevaba en su vientre se movió de alegría al sentir la presencia de su primo Jesús que María lo llevaba en su vientre también y es cuando Isabel le dice: “Tú eres bien aventurada entre todas las mujeres, no soy quien, pero me considero agradecida que mi Señor venga a visitarme.”

Es tan buena tu presencia que mi hijo salto de gozo al sentir tu presencia.

Isabel le diceQue gran satisfacción has de tener, inmensa es tu dicha para creer en las palabras del Señor”.

La oración de la magnífica nos lleva a aumentar la fe, a creer en Dios a buscar en el nuestro refugio para que seamos salvados y gozar de la vida eterna.