Oración católica a la magnífica

¡Oh Santísima Virgen Magnífica, mujer digna e inigualable,

 madre de Dios Omnipotente que vives y reinas en el cielo!

Con el espíritu quebrantado y el alma abatida,

Vengo ante ti madre adorada para buscar tu consuelo

y pedir vuestra protección

Os suplico de todo corazón que escuches mi ruego

Y le des favorable despacho a mi petición

No me dejes a la deriva en tal difícil condición.

Virgen Bendita y misericordiosa, acógeme en tu manto,

Líbrame de acechanzas, persecuciones y encarcelamientos

Protégeme contra todo lo malo y contra todo enemigo oculto o manifiesto,

Que quisieran verme totalmente derrotado(a)

Más sé que con tu ayuda, renovaré mis fuerzas y me levantaré

Pues tengo la esperanza de que contigo a mi lado

Todas las cosas cambiaran para mejor

Y me ayudaras para salir airoso contra el mal

Aliviaras mis penas y con gozo proclamaré tu infinita bondad.

Amén.

María madre de todos.

La oración de la Magnífica es una pieza poética. Son cánticos donde María enaltece la grandeza del Señor y nos invita a que reflexionemos, recitemos de las cosas maravillosas que él puede hacer por nosotros sus hijos, sus siervos. La Virgen María está pendiente de los más humildes de los pobres, de los enfermos nos dice que debe haber justicia, equidad y justicia social, cuando al pobre le proporciona los bienes que necesita y al rico le quitó los que tenían mal habido.

Nosotros los católicos debemos cumplir con los Santos Sacramentos, poner en práctica las enseñanzas de nuestra magnífica y Santísima Virgen María, debemos ser solidarios con las personas más necesitadas, bondadosos, humildes, justos, equilibrados, cumplir con los preceptos bíblicos.

La oración católica de la Magnífica aparte de lo hermosa y maravillosa que es, nos da enseñanzas para que podamos gozar de la vida eterna, es una oración muy Poderosa y Milagrosa. Debemos decirla con veneración con mucha fe y confianza, está llena de energías y gran poder divino.

Nos transmite obediencia, humildad, nos fortalece, nos da fuerzas para continuar en esta vida llena de peligro y tentaciones, es por ello que esta oración nos aleja del peligro, conflictos, nos fortalece el cuerpo y el alma.

La oración de la Magnífica, es una oración del cristianismo, cuando María en su vivencia de embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo de forma milagrosa anuncia la grandeza de Dios, y nos manifiesta el gran poder que Él tiene, es infinitamente grande, no hay ningún otro poder mayor que el de Él.

Él quiso que fuera María la progenitora de su hijo Jesucristo y que naciera en su vientre, ella mujer católica y creyente de las palabra de Dios, acepto con fervor, con amor, con respeto a sus designios, al enterarse de la buena nueva que su prima Isabel a pesar de sus años, era una señora mayor, Dios hizo el milagro de que quedara embarazada, María fue a visitarla y es cuando el Espirito Santo la ilumina, le proporciona la inspiración para que en el conversatorio con su prima se convirtiera en tan bella pieza poética, sus cánticos, la profundidad de las palabras, la coherencia y el mejor uso del verbo, hizo de la magnífica  posteriormente sirviera de base para escribir pasajes del evangelio.

Los católicos ven en la Magnífica la aplicación de la justicia, de la equidad, de la igualdad, la proporcionalidad de las cosas, la justicia social, el reconocimiento del gran poder divino de Dios, el hacer de María la madre de Jesucristo y que será reconocida por todas las generaciones como tal, hace que le tengamos un máximo de respeto a nuestra madre la Virgen María.