Oración a la Magnífica

Gloriosa Virgen María, mujer ejemplar escogida por Dios

Para que por mediación del Espíritu Santo

Su hijo Jesucristo asumiera la naturaleza humana para redimir al pecador

Virgen loable, consuelo de los que sufren

 Levanto mi voz para suplicarte Virgen Magnifica

que dirijas tu dulce mirada hacia mí y con urgencia me ayudes

porque para ti, todo es posible

 dándome las fuerzas y la protección que requiero

 para superar la terrible situación que estoy atravesando

la cual me mantiene en vilo

(plantee aquí su problema o necesidad)

Virgen purísima que con tu maravilloso poder

Has concedido multiplicidad de favores

a los fieles devotos que llenos d esperanza acuden a ti

por lo tanto, invoco tu santo nombre para que me socorras

y por tu gracia divina me asistas

apiádate de mí desesperación, de mi impotencia al tratar de resolver

por diversos medios siendo mis esfuerzos en vano

Virgen magnifica y poderosa, potencia mis debilidades

Y compensa mis carencias

Te lo ruego en el nombre de Jesucristo.

Amén

¿Vigencia de la oración de la Magnífica y su importancia?

La oración de la Magnifica es uno de los pasajes más hermosos que hay, es un recordatorio lo que María en ese momento le dijo a Dios cuando fue a visitar a su prima Isabel, señora ya mayor que no podía tener hijos y Dios le concedió la dicha de que quedara en estado, cuando dio a luz le puso por nombre Juan el Bautista, María mucho más joven decidió ayudar a Isabel en las tareas del hogar, se mudó y vivió con ella un tiempo.

En la plegaria de la Magnifica, María le da agradecimiento a Dios se siente infinitamente dichosa y llena de gozo y satisfacción porque Dios la eligió a ella, siendo una mujer humilde, pobre, noble de sentimientos fue elegida para que llevara en sus extrañas a Jesús, se sintió alabada y privilegiada por tan grande gesto para con ella que acepto con mucha humildad y dulzura. María dice y anuncia en ese momento la grandiosidad de Dios.

María nos enseña y nos da un mensaje debemos honrar, alabar, y exaltar a Dios Todo Poderoso creador del cielo y de la tierra, debemos tener compasión con los más humildes, debemos practicar la caridad, ser generosos y tener mucha fe y amor a Dios.

¿Enseñanza de la oración de la Magnifica?

Debemos hacernos un examen de contrición de arrepentimiento por haber actuado en desacato a la voluntad de Dios, debemos evaluarnos, ¿estamos cumpliendo con los preceptos de la santa iglesia católica?. Debemos darle gracia por todo lo bueno y generoso que ha sido con nosotros, bondadoso y amoroso, debemos alabarlo y honrarlo.

María madre nuestra también está pendiente de sus hijos, se preocupa por nosotros como cualquier madre porque ella lo vivió, dichosos los que le elevan una plegaria, son escuchados, ella nos protege con su santo manto, y nos cuida. Hay que deslastrase, quitarse, despojarse de todo mal pensamiento, mala vibra, soberbia, altanería, vanidad, odio, rencor, ira. Y actuar como debe ser; con humildad, honestidad, bondad, credibilidad, con confianza, con esperanza, con fe, y con amor.