¿Cómo hacer la oración a la Magníficat correctamente?

Te has preguntado alguna vez ¿qué es la Magníficat? o ¿cómo hacer la oración a la Magníficat correctamente? Pues se trata de un cántico utilizado por los cristianos católicos para venerar y glorificar a la Virgen María madre de Jesús.

En ella se anuncia la grandeza del Padre y se narra brevemente cómo vivió María su papel como Madre del Salvador. Los fieles católicos vemos en María, no solo a la Madre de Jesús, sino también a nuestra propia Madre.

En este sentido, cada 31 de mayo nos vestimos de gala para glorificar su nombre y hacer honor a su divina persona en su investidura como la Virgen del Magníficat. Esta fecha concuerda con el día en que la Virgen Madre visita a su prima Isabel.

Comunicarnos con María es muy sencillo. Pues ella, que es toda bondad, siempre estará dispuesta a escucharte. En su gran corazón guardará tus peticiones y se las hará llegar sin demora al altísimo.

¿Qué nos enseña la oración de la Magnífica?

La Magníficat nos da a conocer que vendrá la salvación y le da a nuestro Dios padre la magnificencia que solo él merece. Además, nos muestra la total humildad que tuvo para aceptar la voluntad del altísimo.

Esta oración, nos lleva a plantearnos la interrogante ¿Estamos siendo ecuánimes con Dios? ¿Si estamos cumpliendo con él, tal y como lo hiciera La Virgen Madre?

La Magnífica nos enseña que debemos crecer con modestia y candidez. Por mucho que se nos dificulte dejar de lado la presunción, la arrogancia y la altivez, es imprescindible cobijar los dones y el amor de Dios. Para que finalmente, lleguemos a ser imagen suya ante el resto del mundo.

Peticiones a la Magníficat

La oración de la Magníficat es una plegaria que viene cargada de mucho poder. Podemos recurrir a ella para hacer frente a situaciones difíciles como enfermedades, disputas familiares, situaciones de riesgo y para nuestra protección en general.

Como podemos ver, posee muchas cualidades y allí radica su grandeza y su poder. Es una oración que infunde una gran pureza, confianza en la fe y en la gloria de Dios, que es quien maneja nuestras vidas con su amor.

Entonces ¿cómo podemos hacer la oración a la Magníficat correctamente? Con el corazón presto y dispuesto a seguir los designios de Dios. Siguiendo siempre el ejemplo que María nos dejó al aceptar ser la madre del salvador. Donde su mayor virtud fue la humildad y confianza.

Importancia de la Magníficat

A diario los hombres magnificamos las cosas que vivimos y le damos fuerza en nuestra vida con expresiones que tiende a controlarnos. La Magnífica es importante porque a través de ella, exaltamos a la única divinidad que merece ser glorificada. Es decir, Dios nuestro Señor, padre de todas las cosas que podemos ver y de las que no.

Debemos darle fuerza y poder en nuestras vidas a la única persona que debe tenerla. Ese es nuestro Dios Todopoderoso, por el somos y estamos, y por él tendremos nuestra salvación. Viviremos en la eternidad si vivimos en su nombre cumpliendo sus leyes y su mandato.

Católicos poderosos en la Magníficat

Decir que se es católico no es suficiente si no regimos nuestras vidas a través de los preceptos de Dios. Por eso la iglesia siempre invita a sus feligreses a ser más como María, como la Magníficat, quien aceptó sin hacer preguntas la voluntad del Dios.

Ella es pureza, es humildad, es sencillez es entrega, es devoción y sobre todo es amor. Todas esas cualidades, la hacen un ser bienaventurado a los ojos de nuestro Padre. Él supo desde el momento en que la eligió madre de su Hijo, que sería una mujer santa y protectora.

Debemos ser obedientes, respetando y haciendo cumplir los mandamientos de Dios y honrando los sacramentos para ser buenos católicos y ratificar así nuestra fe y nuestras creencias religiosas.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario