LA MAGNÍFICA

 María, santa Virgen Magnífica, tú eres fiel servidora de Dios

Te suplico que intercedas ante él por la liberación de nuestros pecados

para la salvación y la vida eterna.

Protégenos y ayúdanos en este momento,

 de mucha necesidad tanto material como espiritual.

Ayuda a nuestras familias e hijos hacer mejores cristianos,

 que se acerquen más a usted como a nuestro Señor Jesucristo.

Aléjanos del peligro, ampáranos de personas que nos quieren hacer daño.

Virgen María con tu humildad infinita quita todo peligro y malas energías

de algo o de alguien que tenga mala intención, que se retire sin hacernos daño.

Madre tú que tienes el poder que nuestro Señor te ha otorgado,

 escucha nuestras suplicas y concédenos lo que imploramos.

Ayuda a los necesitados, dales plena paz espiritual.

Con tu ejemplo, nos enseñaste a crecer con humildad y sencillez,

a ser justo y agradecidos con el Señor que se ha mostrado generoso con nosotros.

Tú que eres la Madre de Jesucristo intercede ante el

 Por nosotros, que somos sus humildes siervos que lo adoramos,

Le glorificamos con mucha vehemencia.

 Madre de Dios danos tu bendición, sánanos de cualquier enfermedad.

Escucha nuestras plegarias y condúcenos por el camino de la paz espiritual.

Madre tú que ayudas a los afligidos, humildes y hambrientos

dales fuerza amor y paz.

En tus manos está el poder y la luz con que puedes iluminarnos.

Lleva nuestra plegaria ante el trono de la gracia

Para que nuestras peticiones sean resueltas.

Purifica nuestra alma y nuestro espíritu,

Madre bendita, para ti todo honor y toda gloria.

Te pedimos que nos libres de malos pensamientos

 Cobíjanos en tu divina misericordia.

Ayúdanos a sanar nuestras almas y erradicar los malos pensamientos

 porque el odio en algunos momentos se apodera de nosotros,

alivia nuestras penas.

Virgencita venimos a ti porque sé que tu hijo jamás podrá dejarte,

 danos salud, fortaleza, ayúdanos y socórrenos, bendita seas.

Arrepentidos estamos de nuestro comportamiento,

líbranos de todo mal, queremos tener un corazón limpio,

 lleno de amor hacia ti y hacia nuestros semejantes.

Perdónanos Madre mía, nuestra vida están en tus manos.

Madre Santa y misericordiosa tu sabes nuestro sufrimiento,

 te pido que protejas a nuestros hijos dales fe, amor,

confianza, salud y bienestar.

Ilumínalos, protégelos en su camino, bendícelos siempre.

Magnífica, danos salud, prosperidad y trabajo

 para no pasar por esta calamidad.

Danos mucha paz y amor, te lo pido de corazón.

Gracias virgencita por escucharnos y ayudarnos,

 por las grandes bendiciones que recibimos de ti día a día.

Amén.

Historia de la Magnífica

La magnífica, es una oración muy hermosa, un canto litúrgico que proviene de un conversatorio que María sostuvo con su prima Isabel cuando María fue a visitarla en las montañas de Judá, bien retirada de donde ella vivía, esta preparo el viaje y se fue a encontrarse con su prima, María ya se encontraba embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo, Isabel que también estaba embarazada (sería la madre de San Juan Bautista), a pesar que era una persona mayor y nunca pudo tener hijos quedó en estado por la gracia del Espíritu Santo, al entrar María al hogar de su pariente, él bebe de Isabel salto de alegría en su vientre, Isabel saludo a María su prima con las siguientes palabras:

«¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!»

”¿Quién soy yo, para que la Madre de mi Señor venga a visitarme?, feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor.”

 María respondió a Isabel su pariente con lo que hoy se conoce como canto de la Virgen María” o “la magnífica” una oración donde se pone de manifiesto su confianza en los designios divinos. Se dice que su inspiración proviene del Espíritu Santo, vemos que la magnífica es una oración y un cántico del cristianismo en donde María proclama la grandeza y el poder de Dios, en su experiencia única de quedar en estado de gravidez a pesar que ella era virgen, puesto que no había tenido relaciones sexuales nunca con José su prometido, es una maternidad prodigiosa, milagrosa, la magnífica se inspira para proclamar los valores humanos como son: la misericordia, la humildad la gracia la bondad y el amor hacia al prójimo.

Con la magnífica, María anuncia la buena nueva de la salvación, dándole gracias a Dios por poner los ojos en ella, por haber sido la elegida para llevar en su vientre a Jesús, condición que acepto con sabiduría y mucha humildad, por ello fue bienaventurada.

La magnífica nos enseña a crecer con humildad con sencillez, nos inculca la lealtad, la fidelidad, el amor al prójimo, debemos ser capaces en reconocer y darnos cuenta como la Virgen María se ha mostrado generosa con nosotros, la Virgen María como Madre nos protege, nos cuida, nos arropa con su manto, nunca nos deja solos, y en todo momento ruega por nosotros, también nos muestra su gran interés de ayudar y favorecer a los más desposeídos, bendice especialmente a los pobres y humildes, María no era una persona pudiente, ni especial, ante de ser elegida, era una persona normal pero con mucha fe en lo espiritual y una gran creyente de la palabra.

La experiencia vivida por María como ser la Madre de Jesucristo hecho hombre, de ser ejemplo de magnificencia que le fue concedida se refiere al agradecimiento de la santidad, amor, humildad, misericordia y castidad que recibe de Dios para abrir el camino a la salvación y ella lo dice en su plegaria.

La oración de la magnífica no solo revela la llegada del hijo de Dios a la tierra, sino que también expresa los deseos y planes que Dios tiene para la humanidad, la magnífica es una de las oraciones más poderosas que muestran a María como fiel servidora y humilde de corazón a la voluntad de Dios.

Esta oración muy milagrosa, de gran poder, sirve para fortalecer nuestro corazón darnos protección y ayuda, en momentos de mayor necesidad debemos rezarla con mucha fe cada vez que tengamos problemas que nos parecen muy difíciles o imposibles de solucionar, en situación de desempleo y mala racha, en los negocios o en el trabajo, ante los peligros, la oración de la magnífica nos defiende de enemigos visibles e invisibles.

En este orden de ideas, cuando se venera a la Virgen se recibe la luz, y claridad de la conciencia, porque su sierva hizo su voluntad, cumplió sus designios y se apartó de la soberbia para vivir en plena humildad, hay varias razones para venerar a la Virgen: en primer lugar y la más importante, María es la madre de Jesucristo, fue el Espíritu Santo quien animó a Isabel a enaltecer a María durante su encuentro ella recibió su mensaje de Dios mediante el Ángel Gabriel “llena eres de gracia”.

 La oración es una conversación que tenemos con total naturalidad con la Virgen María, dentro de esta conversación debemos estar concentrados, darle gracias por todas las cosas buenas y pedir perdón, la Virgen nos perdona para poder estar en paz. La comunicación con la Santísima Virgen debe ser el pan de cada día de los católicos, es el alimento Espiritual, ya que podemos expresar todo lo que sentimos y nos pasa en nuestra vida, poder hablar con la Virgen María es gratificante, es un ejemplo de vida y nos dejó muchas enseñanzas para que la pongamos en práctica, ella esta pendiente de sus hijos, así como se dedicó en cuerpo y alma al de ella, debemos darle gracias por todo el amor que nos da a todos los seres humanos.

Además de toda la información sobre la magnífica, quizá te interese:

Una vida católica

Los católicos somos muy bendecidos al tener, no solo la mano de Dios que siempre nos ilumina, también tenemos a nuestra madre magnífica que nos guía por el buen camino. Dios nos ha facilitado tanto las cosas con su amor, que en momentos de desesperación tenemos mensajeros de su amor, como el Arcángel San Miguel, él es el caudillo del ejército de Dios. Una petición a él y nos acercará más hacia el padre y hacia la vida cristiana deseada.
Para que esa vida en cristiandad sea cada vez más fuerte, y poder tener una conexión real con nuestro padre, debemos rezar los misterios dolorosos del santo rosario, esto nos ayudará a conocer más sobre la vida y obra de Dios y de todo lo que él ha hecho por sus hijos. Siempre orando por cada una de nuestras peticiones, pero haciéndolo con la certeza de que él nos escucha, y cada una de nuestras plegarias serán respondidas, en una oración de poder en la que sólo él y tú puedan entenderse. Llega a este tipo de comunicación tan íntima con Dios nos dará la respuesta a todos nuestros problemas, la serenidad de que todo tiene solución si caminamos de su mano.

Necesidades urgentes

Sabemos que Dios nunca abandona a sus hijos, pero a veces necesitamos una petición urgente y por ello pedimos a la virgen magnífica que interceda por sus hijos. También a santos como San Expedito, el patrón de aquello urgente que deseamos que Dios resuelva, una oración como la que tenemos en: oracionsanexpedito.net; nos tranquilizará y ayudará a que Dios responda rápidamente, solo debemos tener fe.
Si esa necesidad urgente está destinada a ayudar a nuestros hijos, no dudemos en realizar las oraciones poderosas a los hijos, esta fortaleza hará que seamos escuchados por nuestro padre celestial y no tendremos que preocuparnos más, pues nuestros hijos estarán en sus manos.
Algunos en momentos de desesperación acuden a hacer la petición a la santa muerte, y aunque muchos en la religión no ven bien este tipo de salida, pero a ella solo se le pide el bien y nunca el mal de nadie.
Quizá te interese:

  • Si necesitamos conseguir empleo, algunos acuden a magia blanca para el trabajo, pero siempre lo importante es la no dejar que caiga la fe.
  • Cuando sentimos que todo el mundo se nos ha venido encima, hagamos la oración milagrosa, y Dios irá poco a poco solventando cada problema que nos agobie.
  • En momentos de desesperación acudamos al amor de San Judas Tadeo, patrón de los imposibles, su oración es sanadora: https://oracionsanjudastadeo.net/.
  • Hacer la oración a San Cipriano es esencial para pedir por el resguardo de cada uno de nuestros familiares, que nunca desampare su camino.

Imágenes de la Magnífica

oracion-a-la-magnifica la-magnifica oracion-de-la-magnifica